miércoles, 21 de marzo de 2018

EXTRAESCOLARES. ¿REALMENTE NECESARIAS?

Hoy vengo con un post de opinión. ¿Realmente son necesarias las extraescolares? 

La pregunta es bastante general y la gente dirá. Sí, claro! los niños se lo pasan bien, hacen deporte o música o idiomas. Y hasta ahí yo estoy de acuerdo. Sinceramente me gusta que la peque haga alguna extraescolar.


Pero ahora lanzo la pregunta que realmente creo necesaria: ¿Es normal o necesario que tenga un niño extraescolares cada día?

Mi respuesta es: NO. Y lo pongo así de grande. NO. Una cosa es un adolescente que sabe lo que quiere, que quiere hacer esas extraescolares, porque necesita y quiere la música, el deporte, los idiomas o jugar al ajedrez. Pero un niño pequeño, en mi opinión lo que necesita es JUGAR.

Está bien que empiecen a hacer alguna actividad fuera del horario escolar, para ver lo que le puede interesar más. Por ejemplo, nosotros este año la hemos apuntado a dos extraescolares. Una de ellas es iniciación musical, donde hacen juegos musicales, aprenden canciones y los profesores llevan un instrumento cada semana para que lo vean, se familiaricen y ellos puedan ver hasta qué punto a los niños les puede interesar. Después la hemos apuntado a iniciación al deporte, donde se pasan una hora haciendo diversos juegos pensados en el deporte, como hacer volteretas, saltar, tirarse en plancha a la colchoneta,...

Pero pensamos que con dos actividades tiene más que suficiente. En clase hace inglés, les enseñan a escribir, las formas, leen cuentos, tienen el día de los abrazos, el día de los trabajos y creo que esto ya es más que suficiente. Mi hija va a P3 y ya tiene compañeros que tienen extraescolares todos los días. Un día inglés, otro día música, otro día deporte, otro día natación y el último un proyecto del cole. 



Yo no encuentro necesario tantas actividades. Son niños y pienso que los agobiamos con tantas cosas. Pienso que es mejor ir poco a poco,  ir probando algunas actividades y viendo si al pequeño le interesa, porque a lo mejor nosotros, como padres pensamos que hacemos lo mejor, que hagan de todo, que no tengan tiempo de aburrirse. Pero es que SÍ es necesario que se aburran. Es necesario que jueguen libremente, vayan al parque o en casa. 

He llegado a oír a padres decir que lo apuntan a todas las actividades extraescolares porque así cuando llega a casa, el niño está cansado, lo duchan, cenan y cae redondo. Pues a mi me gustaría tener media tarde libre para jugar con ella todos los días, porque pienso que me pierdo parte de su infancia.

Es verdad que luego existe la otra cara de la moneda. Padres que no pueden ir a buscar a sus hijos antes porque trabajan hasta tarde y en lo apuntan a extraescolares para poder dejarlo más tiempo. Gracias a la NO CONCILIACIÓN  de este país, donde debes elegir trabajar todo el día para tener un sueldo "digno" a final de mes o pedir reducción de jornada, con el hecho de reducción de sueldo y poder disfrutar de más momentos familiares. De este tema ya hablaré en otro post, porque tiene mucha miga.


Por ahora, decidme. ¿Sois de los de extraescolares todos los días? ¿O de jugar libremente después de estar todo el día en el cole?

viernes, 16 de marzo de 2018

CHEERZ UNA APUESTA SEGURA PARA TENER SIEMPRE NUESTRAS FOTOS MÁS QUERIDAS

Pues sí, hoy vengo a hablaros de esta marca con la que me ha encantado colaborar y con la que no descarto para futuros regalos y cositas pensadas para casa y es que para mi Cheerz se ha convertido en una apuesta segura para tener las fotos que más queremos en el formato que nos apetezca.

Un día trasteando, buscando la mejor opción para hacer un álbum digital me topé con ellos. Me hizo gracia su web y vi que tenía un mundo lleno de posibilidades.

¿Queréis saber lo que me convenció a hacerme con ellos el álbum digital? Que tienen una app gratuita perfecta para hacer todo desde el móvil.

Así que cuando la vi me dije: esto tengo que probarlo. Desde Cheerz tienen un equipo muy grande de programadores, cuya función consiste en hacer que la experiencia del usuario sea cada vez mayor, tanto por la web como la app. La app está pensada para todos aquellos que hacen fotos día a día con su móvil (sí, como yo, básicamente) porque las cámaras como tal han quedado más en segundo plano y es que, solo los verdaderos fans de la fotografía tienen este tipo de cámaras. El problema es que con el tute diario terminamos por olvidarnos de estas fotos que están en el móvil, hasta que una de dos, o se pierden porque cambias de terminal o tu teléfono te dice que la memoria está llena y es hora de desprenderse de alguna cosa.

Y es que, yo no soy de ir con la cámara de fotos. Me encantan las cámaras pero al final me molestan mucho y termino cogiendo el móvil, que siempre lo llevo encima y es que no soy como la mayoría de bloguers que se precien con su cámara reflex semiprofesional. Ya lo digo, yo soy de móvil, hasta para mis vídeos de Youtube lo utilizo y el resultado es excelente. Y es que mi móvil es uno más en mi vida diaria, es mi ordenador, mis notas mentales, mi cámara, mi todo.

Luego, siempre me he encontrado otro problema, para mi el más importante y el que más pereza me daba a la hora de hacer esto. Si lo haces en una tienda física, debes, pasar las fotos al ordenador, después crear un carpeta, esa carpeta poner las fotos que quieres imprimir en el álbum, ir con un pendrive a la tienda con las fotos, escoger el álbum y que las impriman, tienes el problema de que si ellos hacen el álbum o les pones número para que sepan cómo ponerlas o si no tienes que hacerlo tu. Si lo haces por una tienda online, te las bajas al ordenador, creas la carpeta y en muchas de estas tiendas, luego tienes que ir foto por foto escogiendo y mirando cómo poner la foto.

Pues con Cheerz y su app esto no pasa. Te instalas la App, abres la aplicación y decides qué es lo que quieres. Que sí, eso es un problema, porque tienen tantas cosas bonitas que es imposible decidirse! pero os hablo de mi experiencia, así que te vas a Álbumes y allí se te abrirá todo un mundo de posibilidades: Tapa blanda, tapa dura, con ventana, apertura a plano. Cuando decide qué tipo de álbum, puedes elegir el formato (cuadrado pequeño, retrato, paisaje, cuadrado grande). ¿Qué tipo de papel quieres? Y luego ya empieza lo bueno, eliges el color de la portada, si pones foto fuera, si pones título al álbum y .... ¡a elegir fotografías! Dependiendo del tipo de álbum que eligas tienes más o menos fotos para elegir, pero siempre le puedes dar a la opción de añadir páginas al álbum, por supuesto con un incremento más que razonable. 

Yo la verdad es que me volví loca por elegir las fotos. Desde que nació la peque le hemos hecho infinidad de fotos y hay algunas que guardan recuerdos especiales, como nuestro primer viaje en familia, el primer encuentro de blogueros con Xanascat, la primera vez que sonrió, cuando estaba con su teti, fotos con la familia, abuelos, tíos y primos que adora. Elegí las más significativas, las que más nos  gustan, las que siempre que las miras suspiras por el tiempo que ha pasado y por lo bonito que es poder tener esos recuerdos para siempre. 

Después de elegir fotos viene una parte que me encantó: Puedes elegir, o haces tu todo el trabajo de ponerlas como quieres y donde quieres o dejas que la propia app te las coloque por orden cronológico. ¿Sabéis lo que significa eso? Que las 200 fotos que puse, se colocaron por orden cronológico sin tener que pensar en cómo ponerlas y perder un tiempo que hace que me ponga de los nervios. Sí, soy de esas del aquí y ahora. Así que esta app me ha ido de lujo. Después de dar el Ok a que las pusiera por orden cronológico solo le eché un vistazo y comprobé que todas estaban bien encuadradas o que me gustaba la disposición, pues si no te termina de convencer, puedes cambiarla por las opciones que siempre te mostrará la app, yo cambié unas cuantas, encuadré unas otras y listo. Solo me quedaba pasar por caja y el pedido ya estaba para imprimir.

Yo que soy tecnolerda y para todo tengo que pedir ayuda a mi medio limón, me gustó hacerlo sola, para darles la sorpresa a él y a la peque. 

Como os he dicho antes, Cheerz no solo se especializa en Álbumes digitales, si no que también tienes un abanico de posibilidades, como: 


Y después de probar su producto estrella, con los álbumes hay uno que me llama poderosamente la atención para hacer un regalo con encanto para alguien muy especial. Álbum bebé:

Se nota que el principal obejtivo de la marca es hacer que nuestros recuerdos sean parte de nuestra vida y nos acompañen en el día a día de una forma más divertida y dinámica.

Y es que empiezas y ya no quieres parar. ¿Os queréis reír? El otro día miraba una de las paredes de nuestra habitación y le decía a mi medio limón, está muy vacía, tendrmeos que mirar esa Decoración Mural que tiene Cheerz y es que las fotos sobre lienzo siempre me han parecido una monería. ¿Creéis que tardaré mucho en hacérmelos? Ya estoy midiendo la pared para saber cuántos hacer!!!!!

Así que no lo dudes, si quieres hacer un regalo especial a alguien o simplemente quieres que esas fotos a las que les tienes cariño no se pierdan en el olvido de la tecnología, bájate la app de Cheerz y empieza a trastear, porque podrás encontrar cosas realmente maravillosas.

Aquí os dejo una muestra de cómo quedó nuestro álbum, si queréis saber más, en breve os haré un vídeo para que lo veáis con más profundidad, tipo de papel, calidad, formato, ...


Sopresa de última hora!!!! Os traigo un código de descuento para todas aquellas personas que estén pensando en hacerse un álbum tan bonito como este. Válido hasta el 25 de marzo a las 23.59, descuento con una compra de 20€. ¿qué quieres saber el código? Pues aquí lo tienes: TUALBUM

martes, 13 de marzo de 2018

PASANDO DE TONTERIAS: HARTA DEL MIEDO AL QUE DIRÁN

Yo empecé en el mundo bogueril hace años. Es verdad que este rinconcito solo tiene tres años y unos pocos meses, pero antes de este blog maternal y personal tuve otros. Uno de ellos no duró mucho y es que la falta de constancia y de inspiración hicieron que lo dejara aparcado. Después de un tiempo, abrí un nuevo blog. Este blog estaba pensado en mis hobbies más fuertes (cine, series y literatura). Mi marido y una amiga se les ocurrió que con lo bien que escribía podía hacerlo en un blog y además hablar de lo que más me gustaba. Así que me lancé a la aventura. Poco a poco ese blog fue creciendo. Tuve pocas colaboraciones y todo lo que se publicaba era de cosecha propia. Al final decidí crear una sección donde escribiría algunos relatos. Mis pequeños pasos a un futuro que me gustaría, algún día poder llegar, ser escritora. Terminar un libro y si ninguna editorial está interesada, autopublicarme yo misma.
Este blog duró muchos años, hasta que nació la peque. Desgraciadamente, el nacimiento de mi niña hizo que tuviera que dejar aparcado durante un tiempo mi pequeño rincón de hobbies y es que ella abarcaba mis 24 horas, sin dejarme un momento para mi, para poder hacer algo más que estar con ella, sobre todo en el tema de lectura, porque series y películas en casa nunca dejamos de ver.
Pasado un tiempo quise volver a él, pero no me llegaba el tiempo para compaginar los dos blogs (este ya estaba creado), la vida laboral y la vida familiar. Así que con todo el dolor de mi corazón, tuve que dejarlo atrás. Aunque a veces vuelvo para releer alguna de mis entradas.
Hoy os hablo de este pasado porque vengo con un tema que ya me ha superado. El miedo al que dirán y os preguntaréis: ¿Ha pasado algo? No. No ha pasado nada en concreto, pero sí he visto claras diferencias entre un mundo blogueril y el otro.

Mientras que en el mundo de los blogs de literatura, cine y televisión reina el buen rollo (obviamente, hay ovejas negras en todos sitios, pero no es la norma imperante), yo te ayudo, tu me ayudas. No estoy de acuerdo contigo pero te sigo igualmente,... En el mundo de los blogs maternales es una carnaza y sí, digo CARNAZA. Por supuesto que hay gente que merece la pena y tengo la suerte de contar con muchas personas conocidas en este mundo que me las llevo como amigas hasta el fin del mundo. Pero luego ves en las RRSS como se despellejan de una manera que no entiendo.


No lo entiendo, porque no lo comparto y no lo comparto porque esto no es lo que quiero enseñar a mi hija. Claro que la enseño a que debe defenderse, pero de eso a llegar a insultos, malas formas y amenazas, como que no.

Normalmente soy de las que se mantienen al margen, sobre todo en RRSS, aunque el otro día tuve que decir la mía porque estos patios de colegio no los soporto. Intento no meterme donde no me llaman, pero todo esto me ha hecho pensar. 

Si hablas de un tema que no es políticamente correcto, te comen viva. Si cuentas tu postura sobre un tema concreto y no es como el de la mayoría de mamis chulas que hay por las redes y que tienen sus blogs con millones de seguidores (y con menos también) te lapidan. Y ahí estaba yo, desde hacía un tiempo con el miedo al qué dirán. Miedo que si digo que hago esto, me van a comer en las RRSS y no tengo ganas de enfrentamientos. Es que si digo esto otro también me va a pasar

Y fue cuando me di cuenta, de que no puedo tener un blog si no soy sincera conmigo misma ni con vosotros y sobre todo si hablo de temas vanales para no meterme en berenjenales. No quiero hacerlo. Y por eso digo esto aquí y ahora. Voy a ser la que he sido siempre. No busco broncas, no busco mierdas, pero voy a escribir de lo que me apetezca y si un día cuelgo una receta que lleva un kilo (sí, exageración máxima) de azúcar, no quiero malos rollos. Y pongo este ejemplo como podría hablar de otros temas.

Ya lo sabéis. Vive y deja vivir. ¿Por qué no podemos tener un debate en condiciones, sea por las RRSS, sea por el blog, sea como sea, pero un debate civilizado? Un debate donde cada una ponga sus puntos de vista, donde se vea la diferencia entre ambas, pero que después de todo sigamos siendo las mismas de siempre, con nuestras cosas buenas, nuestras cosas malas, pero sobre todo dando una lección y enseñando que sí se puede tener pensamiento diferente y seguir a esa persona. 

Yo soy un ejemplo de ello. Sigo a gente que en su momento hablaron de algún tema que no me gustó, porque no comparto. Lo dije y seguí con mi vida.

Así que sí, paso de tonterías y estoy harta del miedo al que dirán. Espero que sigáis leyéndome, espero que si no estáis de acuerdo, de manera respetuosa me expliquéis vuestro porqué y sigamos en las RRSS como siempre. Bienvenidos a una nueva Mami Reciente Cuenta, donde habla sin pelos en la lengua.

viernes, 9 de marzo de 2018

COLEGIO. DIETA VARIADA.

Una de las cosas que más me preocupaban cuando buscábamos colegio para la peque, era el tema de los menús escolares. Había leído de todo y contando que siempre se quedaba a comer quería que tuviera una alimentación lo más variada posible. 

Y debo decir que es una de las cosas que me tiene más contenta. En el cole de mi hija no hay día de fruta, porque todos los días hay fruta. Solo dos o tres veces al mes tienen un postre que no es fruta y suele ser yogurt natural, así que no me parece nada mal. 

La verdad es que la peque es una gran comedora de fruta, verdura, legumbres, pero no le hace ascos a un buen dulce, para qué negarlo. No sé si es porque durante el embarazo me dio por comer fruta o porque la come desde bien pequeña,  pero nunca le hace ascos cuando se la ofrecemos (compota de manzana o fruta triturada desde el primer día dice que no. Ella se la come a trozos). Por supuesto tiene sus preferidas, como el melón o la sandía. Pero tuvo una buena temporada en que su desayuno era solo plátanos.

Como digo, en el cole sigue una dieta variada, en la que la verdura, carne y pescado son las protagonistas. Pocos días tienen pasta y otros pocos legumbres y es que mi medio limón me dice muchas veces que le encantaría ir a comer al cole por la variedad, recuerdo que un día vino toda contenta y me dijo: mama hoy he comido arroz negro y me lo he acabado todo.

Todo esto no da mucha confianza. Como mi medio limón va a recogerla al cole cada día, se conoce tanto a las profesoras como al personal de comedor y estas siempre le dicen lo bien que come la niña. 

Otra cosa que tiene el cole es que les dejan repetir. Algo que me sorprendió y es que justamente esta mañana su padre le ha dicho: Hoy te tocan lentejas para comer y ella rápidamente ha contestado: Me voy a pedir dos platos. (Y es que es uno de sus platos favoritos).

Nunca hemos tenido problemas en que fuera más o menos comedora. Sinceramente, muchas noches solo quiere un par de salchichas de pollo o un poco de crema de verduras, o un plato de sopa. Pero con eso, yo ya estoy tranquila. Y sí, ha tenido días de esos en los que parece que todo se le pone en contra y no quiere ni ver la comida. 

¿Qué hacemos en esos casos? Nada. Si no quiere cenar, pues que no cene. Sé que cuando tenga hambre nos lo pedirá.

Cuando salimos a comer fuera es una gozada. Y todo gracias a la variedad de comida que ha probado y que le gusta. Porque por mucho que los restaurantes ofrezcan su menú infantil, pocas veces hacemos uso de ello, porque su oferta es mas bien pobre, no salimos de los macarrones con tomate y pollo empanado y aunque a la peque el pollo le gusta, la pasta es de las cosas que más le cuesta comer y al final siempre come de nuestra comida.
Me parece genial que en los restaurantes se pueda tener una oferta infantil, pero no podrían poner algo más?
Con deciros que una vez nos fuimos de boda y se puso a llorar porque ella quería comer como yo y le habian puesto pasta con una salsa a base de tomate. Tuve que darle de mi pescado para que pudiera cenar y lo peor fue la camarera, preguntándome por qué no se comía su plato. Respuesta rápida: Porque no a todos los niños les gusta la pasta.

En el cole se toman muy en serio la alimentación y me alegro al pensar que siempre tiene su pieza de fruta para terminar esa gran comida. 

La etapa del crecimiento es importante llevar una dieta variada en la que la fruta y la verdura tengan un peso considerable. 
La fruta está constituida básicamente por fibra y vitaminas. Nutrientes esenciales que garantizan un buen crecimiento físico.

Pero con esto no vengo como la mejor madre del mundo que no le da nada de azúcar a mi hija. Ya sabéis que no soy de extremos y me parece bien cuando, a veces, se come algo diferente, aunque no sea (del todo) políticamente correcto. 

Me tomo muy en serio la alimentación de mi hija y por ello siempre intento que coma variado y no repetir muy amenudo los platos (aunque el pollo es la carne que más abunda en casa). Si para picar entre horas, un día no le apetece una fruta, no me tiro las manos a la cabeza ni la obligo (creo que lo de obligar tiene el efecto contrario a lo que realmente se quiere) y si me pide, por ejemplo, unas galletas con chocolate, pues se las doy. Es verdad que muchas veces, intento que sean caseras, pero también tenemos de las compradas.

Pienso que no todo se tiene que llevar al extremo y si ella tiene una dieta variada y equilibrada, porque un día tome azúcar no la voy a matar. Estamos demonizando ciertas cosas que para mi no se deberían tratar así. Es verdad que los productos industriales están llenos de azúcares, grasas saturadas,... Toda la vida han estado así, pero antes comíamos más casero. Si en mi casa seguimos con lo casero (la comida de cuchara es nuestra preferida), ¿por qué no comernos un helado, galletas o chuches un día que nos apetezca? ¿Realmente os parece tan malo? 

Creo que llevados al extremo sí que lo son, pero no se debe demonizar tan a la ligera.


lunes, 5 de marzo de 2018

MADRES TÓXICAS. REALMENTE EXISTEN?

Os puedo asegurar que sí. Existen y están entre nosotros.

Hay muchos tipos de madres tóxicas.

La toxicidad es lo peor para un niño y os diré el porqué. Nunca sabes si tu madre te quiere, por ser su hijo o por hacerle el regalo más caro o por hacer al pie de la letra lo que la madre quiera.

Hay muchos tipos de madres tóxicas y hoy, en este post hablaré de unas cuantas.

Ser madre tóxica es gritar a los cuatro vientos que quieres a tu familia, pero luego les recriminas cualquier cosa que hacen y dejas su autoestima muy baja. Ser madre tóxica es ver la paja en ojo ajeno. Ser madre tóxica es pensar que haces todo por el bien de tu hijo, cuando en realidad no es así. Ser madre tóxica es proyectar sus propias inseguridades para reafirmarse personalmente y así poder controlar la vida del resto, pues dejarás por los suelos su moral y nunca sabrán qué hacer sin su "ayuda".

Como digo, proyectan sus propias inseguridades. Piensan que sus hijos no deberán cometer los mismos errores y por ello controlan absolutamente todo lo que hacen. Intentando así, modelar y controlar lo que pasa alrededor del niño, convirtiéndolo en un "niño burbuja".

Muchas madres tóxicas te hablan de amor, pero es un amor enfermizo. Un amor controlador, un amor que llega a extremos de artimañas para poder tenerlo todo bajo control. Y es que muchas madres tienen ese apojeo de toxicidad cuando los niños son pequeños, haciendo que el proceso de maduración personal de ellos termine siendo de autoestima baja, personalidad insegura, no saber tomar decisiones, ...

Es tal el control que ejercen sobre sus seres queridos que no son capaces de ver los límites. Y muchas veces, cuando los hijos ya son mayores siguen intentando controlar todos los aspectos de su vida: Su forma de vestir, peinarse, el trabajo, la casa, la pareja,... Pero ellas no se dan cuenta del daño que hacen, pues en su interior, creen que lo están haciendo por el bien de su hijo, por el bien de la familia, diciendo siempre frases, como: Lo hago porque es lo mejor para ti.

TIPOS DE MADRES TÓXICAS:

1. Controladora: Estas madres se niegan a reconocer que sus hijos son seres independientes, con su propia personalidad y con capacidad de tomar sus propias decisiones. Por ello, el hijo se convierte en una extensión de ella misma. Sin poder tomar una decisión por sí solo. 
El resultado es tener a un hijo inseguiro, que no podrá tomar una decisión, por sí solo en la vida. 

2. Despectiva: La madre que ignora todos los logros de sus hijos. Haciendo que la moral de ese hijo termine siendo nula. Si el niño intenta hacer algo para que su madre se sienta orgullosa, ellas no hacen caso a ese esfuerzo y lo minimizan de tal manera que el hijo se siente ignorado.
El problema, es que los niños pequeños siempre buscan la aprobación de sus padres, el amor incondicional de una madre, por lo que crecer sin esa aprobación, sin ese amor sin barreras, hará que el resultado, a largo plazo sea que emocionalmente sea una persona perturbada, teniendo la profunda necesidad de ser amados y validados en todos los aspectos de su vida, por la persona que lleve el mando. Por ejemplo, en el trabajo, siendo complaciente y haciendo todo, pensando en la aprobación del director.



4. Envidiosa - Combativa: Madres que sienten celos por todos los logros de sus hijos y siempre intentan estar por encima. Ven a sus hijos como rivales y por ello, en vez de reforzar la confianza de ese niño, hacen todo lo contrario, para que termine con la moral por los suelos. Muchas veces aplastan sus victorias, haciéndoles sentir culpables de su propio fracaso.
Envidia de la vida o posibilidades futuras del niño. Querer llamar la atención, intentando eclipsar un momento importante en la vida de un hijo. Como por ejemplo, llamar la atención en extremo con la indumentaria un día importante en la vida del hijo, como la graduación, haciendo que todas las miradas sean para ella y no para él.
Y los hijos que viven con madres así, tienen una autoestima muy baja y se sienten culpables por todo lo que logran si otro no queda por encima. Incluso se sienten indignos del logro. Y se autoboicotean a sí mismos, para no llegar a ser los mejores y no llamar la atención sobre los demás.

5. Narcisista: Como su propio nombre indica. Las madres que están demasiado preocupadas por las apariencias y las opiniones externas. Vistas desde fuera, estas madres son madres modelos, que nunca se equivocan y tienen la familia perfecta. Pero realmente, dentro de casa tienen verdaderos problemas, pues estas madres nunca ayudan a sus hijos, serán ellos los que tendrán que ayudar y ser siempre serviciales, pues pedirá atención y adoración por ellos.

6. Inaccesible: Una madre qeu emocionalmente nunca está para sus hijos. El niño se siente abandonado por la falta de emociones (abrazos, besos,...) por parte de su madre, lo que hace que en un futuro sea una persona que nunca se sentirá satisfecho con sus relaciones personales.

Y estos son algunos de los ejemplos que podemos encontrar en nuestra sociedad, pero no los únicos.

¿Qué podemos hacer para romper esa toxicidad? Es difícil cuando se trata de una madre, porque romper ese vínculo que siempre has conocido no será fácil. Pero lo primero es saber decir NO a esa manipulación. Es saber poner tus propios muros y no sentirte culpable por anteponer tus necesidades a las suyas. 

Muchas madres tóxicas se hacen las víctimas ante cualquier situación que escape de su control. Estarán dolidas y harán que todo el mundo sepa que se sienten así porque su hijo no ha sido todo lo complaciente o buen hijo que debería ser. Pero no puedes dejar que esa situación te supere y habrá momentos en que tendrás que poner tierra de por medio y poner tus propias normas para poder seguir con esa relación.

Tengo miedo, mucho miedo. Soy una persona que le gusta tener todo bajo control, cuando una situación no la controlo me agobio. Es verdad que desde nació la peque, ese control ha ido disminuyendo, pues con un hijo pequeño es imposible tenerlo bajo control, pero el miedo ahí está. 

domingo, 4 de marzo de 2018

¿QUÉ CAMBIARIAS SI PUDIERAS VOLVER ATRÁS?

Gracias al Carnaval de post propuesto en el grupo : #masmadrespadres hoy vengo con una reflexión. 

Sinceramente, no soy de hacerme este tipo de preguntas, porque pienso que debemos vivir con lo que hemos hecho, tanto lo bueno como lo malo y además gracias a ello somos como somos.

Pero me he puesto el reto de pensar en ello y debo decir que me ha costado la vida contestar a esta pregunta. 

Creo que hay una cosa que cambiaria sin pensar: no estaria con nadie solo por el miedo de estar sola.

Sí. Eso me pasó. Y ahora, estando con mi marido y habiendo formado la familia que tenemos, pienso que lo que hice en el pasado debía haberlo cambiado antes.

Nuestros corazones no tienen dueño y se enamoran, a veces , de alguien que no nos conviene y sí eso me pasó a mi. No digo que fuera una mala persona. Pero sí fue una muy mala pareja.

Cómo puede ser que estuviera 5 años con una persona que siempre dijo que no seria padre? Supongo que porque piensas, es la edad... ya cambiará... pero en el fondo yo sabía que no era así y durante ese tiempo, sin pensarlo demasiado renuncié a uno de mis sueños por estar con él. ¿Por qué? Pues sí. Por el simple miedo de no quedarme sola.


Lo mejor de toda esa experiencia fue que cuando acabó lo primero que pensé fue en... quiero ser madre ante todo. Tenga pareja o esté sola. Y sí, conocí a mi marido, pero en aquella época ya me había estado informando de otras posibilidades. 

Otra cosa que cambiaría... no esperaría tanto para ser madre. Mi medio limón y yo fuimos de esos que piensan... seamos coherentes. Queremos ser padres, pero cuando las cosas nos vayan bien. Esperamos un tiempo y cuando la vida, sobre todo monetaria, nos sonreía,  nos tiramos a la piscina. ¿Qué pasó  que aquello no duró y cuando estaba embarazada de 6 meses le dijeron a mi marido: chao pescao y se quedó sin curro.

Así que si esto lo hubiera sabido antes, os lo digo. No espero ni medio año en quedarme embarazada.


Otra cosa que cambiaria si pudiese volver atrás seria ciertas amistades. Mi medio limón dice que soy demasiado buena y por eso me toman el pelo. Creo que si pudiese volver atrás , algunas personas que ya no están en mi vida las hubiera echado antes de ella, para que no me molestaran. Aguanto, demasiado , ciertas cosas, pero cuando digo basta es basta. Mucha gente no lo cree por como me ven, pero sí , soy así de tajante y me hubiera gustado ser así de tajante con alguna persona.

Poco más cambiaría y es que, como he dicho antes, creo que no debemos querer cambiar nuestro pasado, porque nos hace ser como somos. Podemos cambiar nuestro presente para mejorar nuestro futuro. 

¿Y vosotr@s? ¿Qué cambiariais si pudieses volver al pasado?

viernes, 2 de marzo de 2018

CANTA

Y otra semana más vengo para traeros una nueva película para ver en familia y sí, vuelve a ser de animación, porque por ahora con nuestra peque es de lo que más vemos.
Esta vez le toca a una película que sinceramente, cuando la vi anunciada pensé... va! no creo que me guste y ¡que equivocada estaba!
En esta cinta conoceremos a una serie de personajes que nos deleitarán, no solo con su historias, si no con sus talentos.

Buster Moon, un optimista Koala, ama su teatro con pasión y es capaz de hacer cualquier cosa para salvarlo. El sueño de toda su vida está a punto de desaparecer por culpa de las deudas y solo le queda una oportunidad para sacarlo adelante. Por ello, organiza el concurso de canto más grande del mundo. Su objetivo: atraer a multitud de animales que quieran convertirse en estrellas. Y por eso, el premio será un suculento bote de dinero. ¿Logrará salvar su teatro? ¿Lograrán los concursantes llegar a ser estrellas?



  El primero es Buster Moon, un koala amante del espectáculo que intenta salvar su teatro de la quiebra.  Por eso, en un momento de locura se le ocurre la idea de montar un concurso de canto. El problema aparece con la ayudante del Koala (y es que creo que debería haberla jubilado hace tiempo). 
Se presenta casi toda la ciudad, y al más puro estilo de concurso de talentos de la tele quedarán los pocos elegidos para estar en la final.

Entre ellos está Mike. Mike es un ratón, vividor, narcisista, amante de la buena vids y las ratoncitas, con una voz portentosa.

Luego está Johnny, un gorila adolescente que quiere cantar y no seguir los pasos de su padre como maleante. Con una voz única.

Después está Rosita, una de mis preferidas. Rosita es una cerdita ama de casa abnegada que cuida de su marido y 25 cerditos ¡25!. Pero ella tiene un sueño . Un sueño oculto pero que necesita salir.


Ash. Otra de mis favoritas. Es una puerco espín que tiene un novio gili**** que se presentan. A ella la cogen y a él no. Eso le fastidia el ego masculino, pero es que la chica lo vale.

Y por último está Meena. Una elefanta con una voz prodigiosa, pero con el problema del pánico escénico.

Desde el momento que pisan el escenario de ese teatro sus vidas cambian y cambian porque todos tienen el mismo propósito, llegar a cumplir su sueño. Además, el pobre dueño, Buster Moon, es un hombre sin suerte, un soñador empedernido que hará todo lo posible por conseguir volver a ver su teatro hasta la bandera.

Como os he dicho antes, yo iba con las espectativas algo bajas. Pero finalmente me gustó mucho la película. La historia, los personajes, la moraleja... Encima, todo esto lo remueves con una banda sonora tan variada como: Lady Gaga, Paul McCartney, Queen, Elthon John, Taylor Swift,....

Es una película para los más pequeños de la casa. Pensada para ellos, con diálogos no muy difíciles y con una variedad de colores, especies, y sobre todo música que hará que se enganchen.

En casa la hemos visto un par de veces y es que el afán de mi hija por cantar y bailar no tiene límites y cuando me acordé de esta película pensé... Seguro que le gusta! y sí, le encanta. Porque en cuanto los artistas se ponen a cantar, ella coge su micro, su gitarra y se lo pasa en grande.

Los papis, no esperéis gran cosa. Tampoco tiene una historia de las mejores que hayamos visto, porque está bastante manida, pero poneros en el lugar de nuestros pequeños y veréis como os gusta. Además, debo reconocer que todos los personajes tienen su momento, sabiendo de ellos, de su historia y sobre todo lo que les mueves para querer ser artistas.


Así que sin pensarlo. Si el fin de semana os apetece hacer sesión en familia, recomendada: CANTA. Seguro que más de uno termina cantando y bailando encima del sofá.